El Eneagrama para mí es una de las herramientas más potentes y la que más utilizo con mis pacientes.

“El autoengaño nos esclaviza,pero la verdad nos hace libres”

Sin conocer el eneagrama podemos creer que los rasgos de nuestro eneatipo son nuestros ámbitos de libertad y decisión personal, pero esto no es así. Cada eneatipo,aun en sus aspectos positivos es una compulsión (lo hacemos automáticamente y, de hecho, nos resulta casi imposible dejar de hacerlo) y lo hacemos tanto más frenéticamente cuanto más presionados nos sentimos. Cada eneatipo es la compensación de una capacidad de nuestro ser que quedó bloqueada en algún momento de nuestra infancia. Al conocer el eneagrama, podemos reconocer nuestra programación y experimentar que, efectivamente, reaccionamos como autómatas. Esa toma de conciencia crea las condiciones para el desbloqueo y la recuperación de las cualidades del ser que estaban dañadas. En términos generales, conocer eneagrama sirve:

– Para conocernos mejor y tomar conciencia de aspectos de nosotros que nos pasan desapercibidos pero que son evidentes a los ojos de los demás.

– Para comprender hacia dónde va nuestro desarrollo y qué nos convierte en seres humanos plenos.

– Para tomar decisiones acordes con nuestra manera de ser y no someternos a presiones inútiles e innecesarias.

– Para comprender los puntos fuertes y débiles de los demás y acomodarnos a sus características, de modo que puedan estar cómodos en lugar de a la defensiva cuando se relacionan con nosotros.

– A las personas en búsqueda espiritual, el eneagrama les enseña el modo en que su personalidad herida les impide el encuentro con su ser esencial y les muestra los rasgos de la personalidad liberada o iluminada.